sábado, 9 de agosto de 2008

Muerte

Una vez soñé sobre la muerte. Se veía como un enorme espacio lleno de nada, pero estoy bastante segura de que era más pequeño de lo que parecía. No era un vacío, pero realmente no había nada ni nadie aparte de mí. Estaba encogida, abrazando mis rodillas, sólo flotando, gentil, lentamente, sintiendo nada. Sin necesidad de respirar (no importaba cuánto me gustase), sin deseo de abrir los ojos. No pensaba en cómo mi cabello no se movía como debe ser, o cómo estaba vestida sólo con una bata, sin el frío que me abrumara. Más o menos, no estaba pensando, en lo absoluto. Creo que no había necesidad de ello.

Pero no era como si no sintiera nada nunca más. Podía recordar cada una de mis memorias, incluso las que no tenían importancia, si se me daba la gana. No había dificultad en ello. Recordaba cómo era sentir todo. De todas maneras, no me preocupaba sobre aquellos a quienes había dejado atrás - Quizá porque, con ellos, había dejado también mi corazón. No estoy segura, y creo que nunca lo estaré.

Pero aún así, yo no luchaba por llamar a esas memorias. Quizá era por la paz mental de la que siempre hablan - lo que dudo mucho -, quizá era porque no creía que estuviera bien, o porque no lo necesitaba. No sé. De lo único que estoy segura es de que no, estaba, pensando. En lo absoluto. Sólo estaba flotando.

No olía a nada, no había sabor. Todo mi cuerpo, contraída como una pasa, sentía nada al tacto - quizá no había nada que sentir. Sólo estaba este espacio al parecer grande, muy oscuro, casi redondo. Se sentía como cualquier sueño de persona normal, excepto que, esta vez, escuchaba lo que parecía ser un corazón latiente. Dulce, callado, lento, eterno. Era calmo, me hizo sentir calmada, más calmada de lo que ya estaba. Creo que era mío, no estoy segura.

No había tiempo. Bueno, no del tiempo "normal", por lo menos. Yo estaría flotando nada más, muuuuuuy lentamente, por cierta cantidad de "momentos", algunos más rápidos, otros tirados por ahí, esperando la siguiente carta a jugar, hasta que me encontré con una nube estelar o algo -como blanca, similar a las constelaciones, más a los espirales- y empezaríamos a "hablar". De hecho, nunca dijimos una sola palabra, pero sentí que desarrollabamos una especie de extraña relación. Se sintió muy similar a tener una conversación, así que supongo que por eso conecté los puntos después del sueño. Una vez que terminamos de "compartir", o lo que sea que haya sido eso, la nebulosa sólo desaparecería.

No, no había Dios ni nada. No había juicio tampoco. Ni mi abuelo, ni mis peces, ni los amantes de mis previas encarnaciones, ni nada. Sólo estaba yo y el espacio. No era como si me lamentara o me sintiera triste de estar sola. Creo que no estaba sintiendo nada. Estaba consciente de que mi vida había acabado, y eso era todo. No había necesidad para mí o para nadie saber nada más.

La única cosa que realmente me sorprendió fue el hecho de que no sintiera nada de arrepentimiento. Ahora que lo pienso, es bastante doloroso. ¿Cómo no me preocupaba? ¿Cómo no podía pensar en lo que había dejado atrás, mi familia, mis escritos, mis amados personajes, mi (aún no desarrollada) personalidad, la cual al parecer también había perdido? Quiero creer que era por egoísmo, sólo para convencerme de que podía sentir algo. Lo que fuera.

Pero no. No sentía.

Ni siquiera alegría. Ni siquiera paz.

Sólo.

Nada.

Para siempre.

... Pero como todo lo demás, creo que no había necesidad de que me sintiera así; De sentirme triste, de pensar mucho, de querer regresar...

Y quizá... sólo quizá... todo era para que NO quisiera -siquiera PENSARA- en volver. Porque no podía pasar.

Esa experiencie cambiaría mi vida. Me hizo temer por la muerte un poco menos. Aún creo que morir y convertirse en algo que existe, pero no siente, ni siquiera observa o escucha, es horripilante. Pero... ya no sentiré ese horror una vez que cruce, porque... no sentiré nada.

Por eso es que quiero sentir. Sentir muchas cosas, emociones, vistas, sabores, olores (bueno, no tanto). Para que no tenga que sentir que me perdí de algo justo antes de morir. Sólo por ese mero momento, y el trabajo de toda una vida se iría a la basura.

- Fragmento de mi testamento.
Ya, ahora no tienen excusa pa no leerlo y comentarlo. Y sí, te digo a ti ¬¬

3 comentarios:

geily dijo...

te lo digo a ti

a mi??

uuuuuuuuuuy yo tbm pienso en la muerte

pero hable de ello en mi blog..parece

este año la muerte esta cerca mio

mas de la costumbre mismao

Anónimo dijo...

Ya me habías contado eso y me dio miedo :/

Lanikolew dijo...

fue brutaaaal leerlo

D: